Evaluación


La Evaluación tiene por propósito determinar el nivel de desarrollo alcanzado en una o más áreas con respecto a la edad , las fortalezas y necesidades del niño y su familia, y con esto las sugerencias derivadas de la misma, estrategias terapéuticas y modalidad de trabajo. Para esto se utilizan pautas formales de desarrollo en las diferentes especialidades y la observación clínica directa en situaciones lúdicas.


A. Evaluación por especialidad, en las áreas de:

  • Fonoaudiología: la evaluación fonoaudiológica tiene por propósito determinar el nivel de desarrollo alcanzando en las habilidades relacionadas con lenguaje comprensivo y expresivo, comunicación (pragmática), habla, deglución y motricidad oro facial, y con esto remediar o potenciar áreas que requieren de estimulación dentro de desarrollo temprano o durante la etapa escolar. Utilizamos metodología en base al juego y el uso de pautas objetivas (PLS 4, PLS 5, CELF preescolar, CELF 4) para el desarrollo integral del lenguaje y habla en niños pequeños y durante toda la etapa escolar.
  • Psicología infantil y del adolescente: La evaluación psicológica permite dar respuesta a las problemáticas del niño y su entorno cercano desde el área de la salud mental, incluyendo la observación y diagnóstico de aspectos relacionados con habilidades socio emocionales, desempeño cognitivo y conducta. La evaluación psicológica se lleva a cabo en relación al motivo de consulta, incluyendo pruebas objetivas que permitan valorar las diferentes áreas del desarrollo así como la entrevista con la familia y la observación clínica a través del juego.
  • Terapia Ocupacional: la evaluación de Terapia ocupacional permite determinar el desempeño del niño en relación a áreas como el autocuidado (Actividades de la vida diaria), el juego como base del desarrollo psicomotor, y el área escolar que le permitan insertarse de manera adecuada al contexto educativo en jardines y colegios. Al evaluar su desempeño se pretende corregir las diferencias o dificultades que se aprecian en el desarrollo desde la esfera del neurodesarrollo, la integración sensorial y habilidades motoras (finas y gruesas) y de juego que afectan de modo directo el desempeño del niño en aspectos como la organización de la conducta, habilidades cognitivas y sociales. Se utilizan pruebas objetivas del desarrollo, observación clínica en base al juego, destrezas motoras y sensoriales y observación del desempeño del niño en su contextos cercanos (casa y jardín infantil y colegio)
  • Psicopedagogía: La evaluación psicopedagogía permite observar los procesos de enseñanza-aprendizaje de niños en etapa preescolar (desde kínder) y escolar (durante todo el ciclo básico) desde la perspectiva clínica del desarrollo y aprendizaje. Por medio de la aplicación de pautas objetivas y estructuradas, se permite dar respuesta a dificultades relacionadas con trastornos específicos del aprendizaje, integración de estrategias cognitivas y de hábitos de estudio, para un mejor desenvolvimiento en las áreas de educación y cognición.
  • Área Educativa: la evaluación de esta área está a cargo de educadores diferenciales, que permite determinar los apoyos necesarios que favorezcan áreas del desarrollo dentro de la comunicación, cognición y aprendizaje en niños con retrasos madurativos del desarrollo o trastornos generalizados. Se utilizan pautas objetivas que permitan posteriormente establecer los apoyos necesarios por medio de estrategias específicas para favorecer el desarrollo de modo integral.

B. Evaluación Integrada interdisciplinaria:

Con la participación conjunta de diversas especialidades organizadas en torno a las necesidades del niño y su familia, favoreciendo la visión integral del desarrollo.


C. Evaluación con la Escala de Observación para el Diagnóstico del Autismo - 2 (ADOS-2)

Permite observar la presencia o descartar ciertos comportamientos sociales y de la comunicación relevantes para el diagnóstico de Trastorno de Espectro Autista (TEA). En su versión actual incluye 5 módulos compuesto cada uno por un conjunto de actividades adaptados según edad cronológica y desempeño del lenguaje. Se puede aplicar tanto a niños (desde los 12 meses) como adultos, evaluando aspectos relacionados con la comunicación, la interacción social y el juego o uso imaginativo de materiales.


D. Evaluación RDI

La evaluación bajo la metodología RDI® (Intervención en el desarrollo de las relaciones) permite determinar a través de la observación de actividades dirigidas de juego entre el niño y sus padres, el nivel de desarrollo de la interacción y relación mutua en personas con características del Espectro Autista. La evaluación contempla tanto una entrevista inicial como final con la familia, sesiones de evaluación individual (RDA) del niño con sus padres y del niño con el evaluador, así como el análisis de video por parte del consultor RDI.